5 frases prohibidas que absolutamente debes evitar en tus anuncio en Facebook - Movlim Diseño Web

Blog

5 frases prohibidas que absolutamente debes evitar en tus anuncio en Facebook

Si aún no ha escuchado o tenido esta experiencia, Facebook está tomando medidas enérgicas contra los de anuncios de marcas de todo el mundo. Las pequeñas empresas y los emprendedores en particular, ahora tienen que andar con cuidado con los anuncios que pongan para que no sean ni demasiado específicos o engañosos, ya que la plataforma ha comenzado a rechazar los anuncios a un ritmo mucho mayor que nunca.

Las razones por las que esto sucede se aplican ampliamente a los coaches de relaciones, terapeutas, consejeros, institutos y campañas de promoción de libros que el sitio desaprueba.

Aquí hay un ejemplo de cómo puede verse un rechazo de anuncio:

Imagen: Facebook

Explicación: ¿Qué sucede si ves un mensaje como este? Te ganaras un tache en tu cuenta de Facebook y tus anuncios no podrán publicarse hasta que los corrija. Si recibes demasiadas advertencias de este tipo, Facebook podría cerrar la publicidad de tu cuenta por completo. En este caso, existen soluciones alternativas, pero es mejor no caer en esta situación en primer lugar.

Evitar estos problemas a menudo es tan simple como seguir los consejos que a continuación te enlistamos. Solo recuerda: estos tips no se aplicarán a todos por igual. Algunas cuentas, como las que tienen más historial de publicidad, pueden salirse con la suya. De hecho, verás muchas de ellas en tu feed de noticias. Pero a muchas marcas les está costando cada vez más obtener la aprobación de sus anuncios.

El problema generalmente se reduce a una de estas cinco frases prohibidas que ponen en la descripción:

1. «¿Eres una madre ocupada sin tiempo para preparar comidas saludables para tu familia?»

Lo que a Facebook no le gusta: Los anuncios que hablan demasiado directamente a los usuarios o a sus puntos negativos. Facebook llama a estos Atribuciones Personales.

Al igual que el algoritmo de Google sabe cuándo rellenas tus páginas web con palabras clave para subir tu posición en los resultados de búsqueda, el algoritmo de Facebook sabe cuándo estás usando demasiado un lenguaje demasiado directo para llamar directamente a los consumidores. Si bien algunas instancias de hablarle de “” al usuario son pasables, Facebook dice es mejor omitir este lenguaje tan directo porque podría ser engañoso.

Recuerda: Facebook quiere que sus anuncios se mezclen con las noticias y publicaciones de otros usuarios, es decir, que los comerciales no se vean muy diferentes de un post que verías de un amigo.

La solución: Utiliza historias, testimonios o tus propias experiencias. Para evitar que rechacen tus anuncios, modifica el lenguaje directo. El anuncio de arriba podría beneficiarse de una sencilla reescritura: “¡La cena está lista! Entrega a domicilio de comidas para familias ocupadas».

2. «¡PARA LO QUE ESTÁS HACIENDO Y HAZ CLIC AQUÍ!»

Lo que a Facebook no le gusta: El uso demasiado frecuente de letras mayúsculas y un montón de signos de exclamación. De hecho, el uso excesivo de signos exclamación (!!!!!!) a veces se identifica en Facebook como una infracción en su sección de Gramática y Groserías.

Recuerda: No quieres «gritarle» a tus clientes potenciales. Esa es la impresión que dan todos los anuncios con letras mayúsculas.

La solución: Usa las mayúsculas con moderación y solo para enfatizar palabras realmente importantes, y evite el error de novato de usar muchos signos de exclamación para expresar un punto. Pero ¿qué pasa si realmente quieres enfatizar tu punto? Eso es fácil. ¡Pon un emoji en su lugar!

3. «¿Cansado de las dietas que no funcionan? ¿Quieres perder peso sin contar las calorías?»

Lo que a Facebook no le gusta: Hay varios temas sensibles que la red social tiene siempre en la mira, como saludpérdida de pesoproductos de bellezaantienvejecimiento o suplementos alimenticios. La firma monitorea estos temas bajo sus políticas Atributos Personales, de Salud personal y la de Contenido engañoso o fraudulento.

Recuerda: Evita usar palabras «negativas» como dieta, pérdida de peso, grasa, depresión, ansiedad, estrés, miedo, agobio, miedo, etc.

La solución: Utiliza un lenguaje positivo en su lugar. Concéntrate en cómo quieres que se sienta la gente después de usar tu producto. Por ejemplo, en lugar de poner «¡Pierde 10 kilos este verano!«, intenta con algo como «Siéntete equilibrado y en forma este verano. ¡Únete a mi Fitness Challenge gratis!

4. «¡Gana $5,000 en los próximos 30 días! Inscríbete a mi seminario web gratuito para averiguar cómo»

Lo que a Facebook no le gusta: Los temas sobre estrategias para hacerse rico rápidamente, los planes de «ganar dinero fácil», las oportunidades de trabajo desde casa y las ofertas que podrían no cumplirse para todos. Facebook aborda esto bajo su política de Atributos Personales, la de Marketing multinivel, en la de Servicios y productos financieros prohibidos y en la de Contenido engañoso o fraudulento.

Recuerda: Si un mensaje parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea. Del mismo modo, si eres tan específico que no todos lograrán el resultado prometido, también es un problema.

La solución: Ten mucho cuidado al usar cualquier lenguaje para ganar dinero, oportunidades de trabajo desde casa o usuarios que abandonan sus trabajos. Es una forma fácil de que Facebook marque tus anuncios y/o cierre tu cuenta. En su lugar, encuadra las verdaderas oportunidades de ingreso o capacitación empresarial para enfocarse en los beneficios de lo que estás ofreciendo.

Por lo tanto, una frase como «Gana miles de pesos y renuncia a tu trabajo con esta oportunidad innovadora» no va a ser aceptada. En cambio: “Aprende los 5 hábitos más importantes que todo empresario exitoso necesita para dominar su primer año en negocios” no solo suena menos estafador, sino que también es muy probable que juegue muy bien con el algoritmo de Facebook.

5. «&% #% ^ @%» (es decir, palabrotas)

Lo que a Facebook no le gusta: Las groserías. Ni siquiera un poco. Facebook aborda esto bajo su política sobre las malas palabras.

Recuerda: Facebook siempre está protegiendo su imagen familiar. Lo último que quiere la plataforma es que los padres se desplacen por el contenido, con un niño a su lado, solo para encontrar una palabra grosera en una publicación patrocinada. En esa misma línea, una imagen particularmente sugerente y un lenguaje abierto en torno a la sexualidad tampoco tienen sentido.

La solución: Mantén tus anuncios limpios y amigables para los niños. Recuerda que Facebook puede leer entre líneas para descubrir que estás intentando maldecir. Sabe todos los trucos astutos y esas cosas también cierran cuentas.

Algunas cosas más que entender acerca de los anuncios de Facebook

Si hemos aprendido algo consultando a cientos de propietarios de pequeñas empresas sobre cómo arreglar sus anuncios, es que las cinco soluciones simples que se describen aquí resolverán el 99 por ciento de sus problemas con Facebook.

Solo recuerda, la red social no solo audita tus anuncios, sino también tu página de destino (por lo que si tu URL es «VuelveteRicoRápido.com», tampoco podrás anunciarte). Es posible que también debas realizar un trabajo de limpieza allí si estás promocionando algo un poco más sensible.

Y si incluso después limpiar tus anuncios te sigue apareciendo un mensaje de «No aprobado», recuerda que siempre puedes comunicarte con tu representante asignado (si tienes uno, ya que la mayoría se asignan al azar y no todas las cuentas obtienen uno).

Alternativamente, puedes contratar a un experto que se sumerja en tus publicaciones para averiguar exactamente qué frase o palabra está causando el dolor de cabeza. Por lo general, es algo sutil, así que no te desanimes si no puedes verlo por ti mismo.

Por último, nunca olvides que Facebook sigue siendo una herramienta de generación de ventas increíble a pesar de estos cambios recientes. Obtener el máximo provecho de esta red social solo requiere aprender las reglas de participación y jugar bien con el sistema. Si lo haces, la publicidad en esta plataforma te dará muy buenos resultados.

Fuente: Entrepreneur