Cómo sobrevivir una crisis económica - Movlim Diseño Web

Blog Subtitle

Blog

Cómo sobrevivir una crisis económica

ESTRATEGIAS DE SOBREVIVENCIA EN UNA ECONOMÍA DIFÍCIL

Pese a que la economía está lenta, hay muchas cosas que usted como empresario puede hacer para sobrevivir, e incluso prosperar.

  • Conozca su mercado: Si aún no ha investigado a sus proveedores y competidores, este es el momento. Hable con sus clientes sobre las necesidades que ellos tienen en este ambiente económico, obtenga información sobre la estabilidad financiera de sus proveedores y hable con las empresas del vecindario sobre el mercado que comparten en estos tiempos difíciles.

  • Mantenga un bajo inventario: La mayoría de consumidores están comprando y gastando menos. Mantenga sus suministros e inventario en un nivel bajo para que no se quede con productos que no pueda vender. Intente comprar sólo lo que necesita cuando le sea posible.

  • Maximice sus estrategias de marketing: En lugar de paralizar sus esfuerzos de marketing, piense en estrategias que le ayuden a sacar más provecho de estos esfuerzos. Las promociones especiales son particularmente útiles durante tiempos financieros difíciles, porque ofrecen a los clientes un incentivo para comprar. El conocido “dos por uno” por un tiempo limitado es una manera fácil y de bajo costo para promocionar sus productos y servicios.

  • Reduzca su dependencia de las tarjetas de crédito: Los dueños de empresas que toman esta crisis financiera como una situación de corto plazo pueden terminar en una relación de dependencia con las tarjetas de crédito. Si está utilizando tarjetas de crédito para hacer pagos durante el tiempo de crisis, es mejor que cambie su enfoque hacia la reducción de costos. El utilizar tus tarjetas hasta el límite (o cerca del límite) puede tener un impacto negativo en su puntaje de crédito y llevarle a pagar intereses más altos.

  • Explore sus alternativas de financiamiento: La falta de acceso a crédito hace más difícil el crecimiento para las pequeñas empresas. Pero aún cuando los bancos están menos dispuestos a dar préstamos, hay otras organizaciones, como agencias sin fines de lucro o programas auspiciados por el Estado, que pueden proveer el capital que necesita.

Fuente: Acción