54 técnicas para vender más y mejor PT1 - Movlim Diseño Web

Blog

54 técnicas para vender más y mejor PT1

Además de los académicos y expertos en marketing y gestión comercial, muchas personas que se han ganado la vida vendiendo durante años a menudo acaban escribiendo libros que explican sus secretos sobre técnicas de venta o impartiendo cursos de formación para comerciales. Tras contactar con un grupo de expertos españoles que cumplen alguna de esas características, nos han facilitado algunos consejos fundamentales para vender más con menos esfuerzo. Esta es una selección de los más prácticos, a los que sumamos algunos consejos de elaboración propia.

1. ¡Ten mucho cuidado con las ambiciones mal entendidas!

Ser ambicioso y desear superarse es propio del humano, pero ¡cuidado con las ambiciones mal entendidas!. Si sólo piensas en lo que vas a ganar, el cliente percibirá que lo único que te interesa de él es la comisión. Si eres muy agresivo, quizá le vendas, pero perderás un cliente a perpetuidad. Si te centras en lo que puedes aportarle conseguirás un cliente en lugar de una venta. Nunca olvides que los buenos negocios se hacen cuando ambas partes salen contentas y si superas ampliamente las expectativas creadas tendrás un apóstol.

2. Es muy importante que establezcas objetivos diarios, semanales…

Fijarse una cifra de ventas o de facturación estimula la orientación al “pelotazo”. Un consejo: Mejor que eso, fíjate acciones diarias y semanales: «Tengo que realizar tantas llamadas a esta lista de clientes cada día, y tantas visitas a estos contactos cada semana». En ventas los resultados son la consecuencia del trabajo bien hecho.

Si apuntas a la nada, lo más probable es que aciertes, pero el premio es nada. Las ventas son siempre la consecuencia de un trabajo bien hecho así que, aunque el verdadero objetivo sea vender, tienes que traducir el objetivo a ritmos y tipos de trabajo.

Los objetivos son el termómetro que indica si estamos trabajando en el camino adecuado. Y son un excelente motor de motivación, porque permite fijar en cada periodo (semana, mes, etcétera) la dirección clara y concreta de hacia dónde vamos y qué queremos conseguir. Para crecer profesionalmente es recomendable tener nuestros propios objetivos de venta. Eso sí, recuerda que un ser humano no es un objetivo. Y otra cosa: Lo feo no se vende. No hay nada más feo que una cara de objetivos por cumplir.

3. Gestiona tu territorio o zona de ventas de formas que logres maximizar tus resultados.


Agrupa las visitas por zonas geográficas si eres profesional, o por tipos de cliente si eres un novato (en cuanto hayas visitado varios clientes del mismo tipo te sentirás más seguro). En definitiva, necesitas un plan de acción.

Sigue tu plan de acción evitando el tradicional método pos ya que, es decir, «Pos ya queestoy aquí paso a ver al cliente Fulanito que es muy majo y está aquí al lado». Si no tocaba ver hoy a Fulanito, pues no se le ve”. No te empecines en clientes que te hayan rechazado frontalmente tres veces. Reduce la frecuencia de visitas, igual ellos cobran nuevo interés.

4. Si la persona que atiende el teléfono muestra reticencia a pasar la llamada, sé amable.

La secretaria es tu amiga, no tu enemiga. Está cuidando que a tu cliente no le importunen los demás vendedores de la competencia, es por eso que pone a prueba quién debe merece ser recibido y quién no. Así que basta con tratarla como una colaboradora tuya más, y así será. Sólo hay una excepción, las ‘adjuntas pitbull’, que afortunadamente son muy escasas. Hay que tener cuidado porque muerden por teléfono, así que no pegues la oreja. Para esas hay que usar triquiñuelas especiales, como enviarles un chuletón adormecedor, avisar al departamento de animales agresivos y cosas así. ¡La cantidad de oportunidades y buenas compras que se pierden los que tienen ese tipo de secretarias!. Hay que mostrarles respeto y, cuando es posible, utilizar detalles y regalos. Buscar la complicidad personal.

5. Apréndete los nombres de las personas que actúen de filtro.

Puede que no consigas que te pasen con la persona con la que deseas hablar, pero cuando lo vuelvas a intentar otro día, como es tu obligación, producirás mejor impresión si empiezas a llamar al filtro por su nombre. Si llegas a hablar con la persona objetivo de tu llamada, no se te ocurra decir que te han puesto difícil llegar hasta él (o hasta ella). Los filtros están para hacer eso que han hecho contigo. ¿Y sabes quién les ha encargado que lo hagan? Precisamente la persona con la que estás hablando ahora, que sentirá que a quien estás criticando es a él (o a ella). Mal comienzo, ¿no?

6. Si al llamar a un cliente potencial ‘salta’ el contestador, intenta que tu mensaje no parezca el de un vendedor. Puedes decir…

«Buenos días, soy Manuel… Le llamo porque, mientras buscaba en la base de datos de la Cámara de Comercio (páginas amarillas, páginas blancas, cualquier directorio de empresas, listado de proveedores, etc. ), he visto el nombre de su empresa y me gustaría saber exactamente cuál es su actividad. Por favor, llámeme al teléfono… Muchas gracias». La mayoría de la gente no puede resistir la oportunidad de hablar sobre su tema favorito, su empresa. Seguramente te devolverá la llamada.

7. Si el cliente te devuelve la llamada, empatiza con él y no te precipites.

Identifícate con tu nombre y apellidos, sin olvidar el nombre de tu empresa. Trata de empatizar con él. Interésate por lo que hacen en su empresa y cómo lo hacen, y no le hables de tu actividad a menos que él te pregunte. Unos días más tarde, vuelve a llamarle, seguramente te recordará y se pondrá al teléfono. Entonces, trata de conseguir una entrevista personal para explicarle que tu empresa cuenta con un producto o servicio que puede ayudarle a mejorar su negocio.

Ten muy claro lo que vas a decir, y dilo sonriendo. La sonrisa se ‘oye’ al teléfono”. Y no olvides, identificar al cliente, esto es, averiguar si es una persona con capacidad de compra. Para ello, pregúntale cuántas personas intervienen en el proceso de compra.

8. Jamás le preguntes a un desconocido ¿Qué tal está usted?

Si no lo conoces absolutamente de nada, esta pregunta suele provocar desconfianza y el posible cliente pensará que tu único propósito es colocarle el producto.

9. Nunca inicies la llamada en frío bromeando con tu interlocutor.

Puede ser tremendamente peligroso. Debes atraer la atención del cliente, por supuesto, pero con un resultado que potencie la profesionalidad de tu imagen. Actúa con seriedad. No sabes cómo va a interpretar esa frase que a ti te parece llena de ingenio. Si su punto de vista es otro, no querrá seguir prestándote atención.

10. No lastimes su autoestima con el argumento de tu llamada.

Si el cliente potencial pregunta cuál es el motivo de tu llamada, o por qué razón quieres que te reciba, no le digas que tienes una idea magnífica, y que cuando se la cuentes se va a quedar boquiabierto por tu genialidad y preguntándose cómo no se le ha ocurrido en sus treinta años de trabajo.

11. Si tu voz llega aparecer la de un robot, presta atención.

Pon atención al tono de tu voz. Los comerciales, cuando llevan un par de horas realizando llamadas en frío, pueden llegar a parecer auténticas máquinas. Aunque tu presentación sea la misma en cada llamada, procura aportar cierta frescura a tu discurso y cambia de entonación. Es fundamental que a ti te divierta.

Sé tú mismo, no hagas el numerito del telemarketing, parecerás un robot parlante. Si eres majo, habla como tal. Al otro lado del teléfono también hay un tipo majo que acabará siendo buen cliente. Estás encantado de llamarle. Haz que se te note.

12. ‘Calienta’ tus llamadas en frío realizando antes una pequeña incursión en el subconsciente de tu cliente potencial.

Unos días antes de realizar la llamada, envíale a tu cliente potencial un pequeño obsequio, algún detalle gracioso o curioso que no te cueste más de dos euros, pero que resulte impactante. Si todo sale según lo previsto, cuando le llames, él dirá: «Ah, usted es quien me envió…». A partir de ahí, trata de concertar una entrevista personal.

13. No envíes folletos, carpetas con documentación o catálogos sobre tus productos o servicios antes de llamar en frío.

La llamada en frío tiene por objetivo conseguir una cita con el cliente. Si él ya dispone de información sobre tu empresa, ¿para qué necesita conocerte? La venta cara a cara es mucho más efectiva que la que pueda lograr un folleto.

Fuente: Emprendedores

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − diecisiete =

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.